CLAUSURA DEL CURSO EN EL SEMINARIO HISPANO DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE.

Este viernes 27 de Mayo en el Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe, formadores y alumnos tuvieron la clausura del curso 2010-11. El evento fue presidido por el Emmo. Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera.

Efectivamente, fueron varias actividades en las que los 4 formadores y los alumnos culminaron un ambiente de esfuerzo, de entrega, de superación y de evaluación del conjunto de la formación integral hacia la vida sacerdotal.

En primer término, el Sr. Arzobispo Norberto Rivera, los formadores y los alumnos posaron frente a la capilla para una sesión de fotografías que estarán dirigidas a la promoción del Seminario Hispano y para el archivo histórico. Luego, en el auditorio vieron el nuevo video del seminario que expresa en pocos minutos el objetivo, la misión y los alcances de esta experiencia de formación, con jóvenes seminaristas que son enviados por diócesis de EU, para recibir una etapa de su preparación sacerdotal en México y, posteriormente, servir en las comunidades diocesanas en el país vecino del norte.

Posteriormente, el Rector, P. Rodrigo Benítez Flores, presentó varios datos importantes durante el informe anual, destacando la presencia en este curso de 36 alumnos de 16 diócesis de EU. Prácticamente, el seminario estuvo lleno este curso, gracias a Dios. Las expectativas para el siguiente curso, que inicia en agosto, es que también se llenará el seminario.

Durante la Eucaristía, el Cardenal Norberto enfatizó en su homilía 3 puntos: es fundamental ser enviados por Dios para desempeñar una misión. Los seminaristas, los sacerdotes y obispos, no llegan por su propia cuenta; participan de un envío divino. Segundo, deben permanecer unidos como los sarmientos a la vid. Siempre fortalecidos por la estrecha unión con el Obispo. Finalmente, dar

mucho fruto; un fruto abundante. Esto se tiene que reflejar en los seminaristas con la alegría en su rostro por su vocación, la generosidad en su entrega y el convencimiento en todo lo que hacen.

El sábado 28 alumnos y formadores participaron en una Eucaristía en la Basílica de Guadalupe, para concluir todo el proceso de formación de este curso.

Ahora los alumnos regresan a sus diócesis en EU para estar ocupados en trabajos pastorales, para mejorar su inglés, para estar integrados con el presbiterio de esos lugares y visitar a sus familias. Algunos son los que se quedan en México para realizar algo similar, puesto que la mayor parte son de este querido país; otros han partido para Guatemala, Venezuela y Colombia a visitar a sus familias.

Seguimos contando con la oración de muchas personas que saben de esta experiencia, que han sido migrantes y valoran esta aventura eclesial. Que a todos nos asista el Señor Resucitado con su Espíritu Santo.

Pbro. Rodrigo Benítez Flores

Rector

www.seminariohispano.org.mx