CAPÍTULO I

 

TUICHAN

 

Tuichan ¿por qué Tuichan? es una pregunta que siempre hemos escuchado. El dios TUICHAN fue la razón por la que los indios llamaron a su pueblo así.

 

Platicaban los abuelos que esa tribu al llegar a este lugar encontró las condiciones favorables para establecerse aquí, por lo que en el lugar más conveniente esculpieron a su dios llamado Tuichan y precisamente a la entrada del pueblo, porque sabían que él los defendería del enemigo, pues eran guerreros.

 

Se decía que fue una tribu de guerreros muy valientes, que su fama corría por todas partes, atribuyendo sus victorias al dios guerrero Tuichan.

 

Los españoles poco a poco fueron sometiéndolos hasta dominarlos totalmente en 1596. Lo único que no pudieron destruir fue su dios que aún está presente y vigilante en el mismo lugar.

 

Esto, lo escuchamos en muchas ocasiones a los señores más viejos, y allí queda Tuichan como el único testigo presente

 

El dios Tuichan, Cerro de la cueva.

 

 

Al subir al lugar donde se encuentran estos vestigios encontramos una explanada que se supone era el lugar donde los indios hacían sus ceremonias, al centro había una especie de pequeño altar, en este lugar el Sr. Patricio Ramírez García ha encontrado múltiples piezas y objetos que a continuación se muestran:

 

 Puntas de flecha y otros objetos encontrados en el lugar.

 

 

 

 Los mismos objetos vistos de otro ángulo

 

 

 

 Molcajete y otros objetos

 

 

Al subir a la cima existen vestigios del lugar donde tenían sus viviendas, además a espaldas del dios Tuichan se decía que era el lugar donde sepultaban a sus difuntos. Espero que Antropología e Historia pronto haga los estudios correspondientes para tener toda la información que deseamos.

 

 Foto panorámica del lugar donde antes de 1596 fundaron los indios su pueblo.

 

 

Subiendo a la cima se tiene una vista panorámica de donde se dominan todos los puntos donde existen señales de asentamiento indígenas. Por ejemplo: hay personas que conocen un lugar de estos, rumbo a Santa Rosa, donde hay una escalinata de piedra muy alta que sirve para subir a un cerro y bajar al otro lado donde hay algunas cuevas todas con señales de esas culturas. Otro lugar donde existe otra cueva y han encontrado vestigios es cerca del Ahuichote, al oriente hay tres lugares con estas características: en el Cerro de la Tortuga, cerca del Capulín de los Salinas y cerca de los Aparicios.

 

Pintura de la cima del cerro Pintada por Patricio Ramírez

 

Tepetongo, municipio de Zacatecas fundado el 9 de junio de 1596 por el capitán Don Juan de la Torre, enclavado en la puerta del cañón de Tlaltenango.

 

Se dice en los escritos del antropólogo norteamericano Monte R. Kenaston, que antes de que los españoles vinieren a estas tierras, existían tribus de indios huachichiles y su pueblo tenía el nombre TUICHAN. Él habla de documentos fechados desde 1562 donde se describe la Estancia de Tuichan, propiedad de Don Alonso Hernández y Antón Sánchez. Dice de otro documento escrito por un minero español que residía en Zacatecas de nombre Gonzalo de Ávila donde habla de un viaje de reconocimiento hecho en 1562 a la Estancia de Tuichan.

 

El primer documento que existe en los archivos de la iglesia donde se escribe ya el nombre de Tepetongo es en la autorización que le otorga el Santo Padre al capitán Don Juan de la Torre para construir una capilla en honor a San Juan Bautista. Dicho documento está escrito en un pergamino que se resguarda en el archivo parroquial.

 

Región dominada por los indios Huachichiles. Pintura de Patricio Ramírez G.

 

 

Guerreros Huachichiles. Pintura de Patricio Ramírez G.

 

 

 

Los vestigios de las construcciones más antiguas que existen en el pueblo son: la casa que fue propiedad del Sr. Don Martín de la Torre, que consistía en una plazuela con tres viviendas y graneros o bodegas, de las cuales sus puertas de entrada desembocan a dicha plazuela. Este lugar es conocido por todos como la Placita de Don Martín, otra de las casas más antiguas era la de Don José Ma. de la Torre, después de Don Sebastián González. Aquí había una construcción muy notable que consistía en las instalaciones de una fábrica de jabón.

 

Placita de Don Martín. Lado sur.

 

 

Placita de Don Martín. (Primeras construcciones del pueblo).

 

 

El edificio en ruinas más importante era la Capilla Vieja como le llamaban los señores grandes, que fue la que construyó Don Juan de la Torre en 1610. Después fue construido al frente de dicha capilla el panteón que dio servicio hasta principios del presente siglo en que fue construido el actual.

 

Don Jesús de la Torre Montes, Padre de Don Martín.

 

Casa de Don Casimiro de la Torre Montes (hoy de Felipe Díaz), la única que se conserva de las primeras construcciones (siglo XVII).

 

Recuerdo que por los años 50 estas ruinas que estaban todavía en pié y que muchos niños tenían miedo de pasar por este lugar por las noches, porque según decían se aparecían los difuntos o espantos como les llamaban. En el día era un campo de diversión. Recuerdo que en las bardas, que eran de unos 5 metros de altura, construidas de piedra y barro en  las que por el lado de dentro había unas alacenas a los cuatro lados, y que cada una tenía una cruz de cantera y se decía que era un vía crucis. La capilla ya no tenía techo, sus bardas eran muy altas de 9 ó 10 metros altura, era una gran construcción semidestruída donde anidaban los pájaros en los huecos que tenía. Todavía el año 1961 estaban en pié estas ruinas y habrá pocas lápidas que, por cierto, dos de ellas tenían escritos con letra tipo manuscrita casi ilegible. Éstas fueron retiradas de su lugar original y recargadas en las bardas porque se construyó en ese lugar una plaza temporal para la presentación de un espectáculo único en esos tiempos. La construcción se hizo de madera, gradas y ruedo. El espectáculo era el artista Antonio Aguilar y sus caballos: El Palomo, El Rebelde y El Lucero. Esto fue una fiesta fuera de serie para nuestro pueblo y fue la única presentada en este lugar, pues al poco tiempo empezaron a tumbar todas las bardas y la capilla y se llevaron la piedra para el general Anacleto López, sin que nadie se opusiera como era la costumbre cuándo se trataba de este personaje.

 

Existen otras construcciones que con el tiempo formaron el pueblo que a principios de este siglo se conocían. Por ejemplo estaba la casa de cambio que era propiedad de la Hacienda de la Chaveña después de Don José Reveles, El colegio de las monjas, hoy Escuela Miguel Hidalgo, la casa de Don Gregorio Márquez, después de Don Atenógenes Varela y Francisco Sánchez, la iglesia y el curato era y es otra de estas construcciones. La presidencia municipal -hoy reconstruida-, ahí en el antiguo edificio existía una piedra con la fecha de construcción 1874 y curiosamente fue en 1974 cuando se inició su reconstrucción para que tenga la apariencia actual.

 

 

Antiguo edificio de la Presidencia Municipal de Tepetongo 1874-1974 pintura de Patricio Ramírez G.

 

Edificio de la Presidencia Municipal de Tepetongo (actual).

%%%%%

 

 

Jardín Zaragoza (plaza principal)

%%%%%

 

En la parte norte del jardín existía la casa de Don Aurelio Varela y la de Don Francisco Román; había al sur la casa de Doña Cuca de la Torre, hoy del Sr. Ramiro González; luego la de Don Ignacio de la Torre, hoy de Don Lucio González. Existía la casa de Don Jesús Ma. de la Torre, después de Don Manuel de la Torre y de Don Jesús Ma. Rosales, enfrente era la casa de Doña Refugio Reveles. En esta casa mientras estuvo completa, el corral sirvió siempre como plaza de toros, donde los vecinos organizaban festejos con el fin de recabar fondos para obras sociales. Había otras casas, muy pocas que con todo y su huerta sólo llegaban hasta lo que hoy es la calle Insurgentes. La única salida que tenía el pueblo era por la calle Refugio Reveles, porque la Iturbide estaba cerrada con la casa de Don José Ma. Cabral y la de Don Antonio Casas. La calle Valdez Acosta, hoy Hidalgo, la tapaba la Huerta de los Pajaritos, hoy colonia Satélite. La calle Morelos la tapaba el camposanto viejo y esto era el pueblo hasta 1940. A partir de esas fechas el pueblo se extendido un poco al norte y en su mayoría hacia el sur en terrenos del ejido.

 

El Rondeño (novillada en el corral de Don Eliseo Mata, plaza improvisada con madera.


 

 

La entrada al pueblo por la parte norte era la misma que hoy en día conocemos pero con diferentes características. El camino real -como le llamaban- bajaba por lo que hoy es la calle de entrada al barrio Chihuahua, dando vuelta a donde hoy esta el puente. Lo que hoy es la carretera era un potrero y no existía camino hacia arriba. Fue por los años 40 cuando abrieron primero una brecha y después fue revestida con material para terracería y por último fue pavimentada.

 

Calle Refugio Reveles (la única que existía de entrada y salida a principios de siglo.

 

Calle Refugio Reveles esquina con Fco. I. Madero, lugar que ocupó la primera oficina de Correos, casa de Doña Aurelia Cabral en ese tiempo.


Entrada Norte al pueblo, recibimiento del Sr. Cura Don Candelario Ayala el 27 de junio de 1942.


Vista panorámica de Tepetongo desde la presa.


Foto panorámica de Tepetongo visto desde el Panteón San Miguel.